DESAFIOSOMIEDO

Psicología: llega a tus objetivos

Psicología José Caperán

[vc_row][vc_column width=»2/3″][vc_column_text]

Psicología de la Pretemporada

Orientación práctica: entrenamiento, no terapia.

La psicología deportiva, como ciencia aplicada al deporte, tiene un objetivo eminentemente práctico, es decir, su aplicación debe tener un impacto claro en la consecución de los objetivos. Huyamos de ciertas creencias que tiene el deportista, tradicionalmente, hacia una visión abstracta y teórica de la psicología aplicada al deporte. Se trata de entrenamiento psicológico, no de terapia. El deportista no tiene problemas de personalidad (o, al menos, no es ese el perfil común con el que trabajamos) sino que le falta desarrollo en un área del rendimiento que, hasta este momento, no ha entrenado de forma ordenada, científica, y orientada a resultados.

Deportes de resistencia y capacidad de sufrimiento

Cuando hablamos de deportes de resistencia debemos tener claro que el cuerpo es vago por naturaleza, el cuerpo no quiere sufrir: si subimos una cuesta automáticamente el cerebro nos atormenta con dolores (más allá de lo real) y con dudas y preguntas que, en esa situación, es difícil que respondamos de forma convincente a nuestro cerebro vago (¿para qué haces esto?).

Los 4 factores del rendimiento psicológico

Un programa de entrenamiento psicodeportivo se basa en un trabajo a 4 bandas, desarrollando los 4 factores psicológicos básicos: motivación, autoconfianza, atención y autocontrol. Y cada uno de estos frentes tiene sus correspondientes objetivos en función del momento de la temporada y la proximidad a las competiciones.

Pretemporada

Empezaremos por la Pretemporada: ¿Cuál es el factor psicológico más importante, de los cuatro, en esta etapa? La motivación.

Debemos tener un motivo para llevar a nuestro cuerpo “quejica” a esos niveles de sufrimiento y, además, con el objetivo clave aún lejos. Pues es fácil motivarse cuando la competición la tenemos cerquita.

Por ejemplo: muchos estudiantes no encuentran la motivación necesaria para sentarse a estudiar hasta que no se sientan el día antes delante del libro, lo difícil es encontrar la motivación para estudiar todos los días “un poco” cuando queda aún mucho tiempo para ese momento.

PLANTEAMIENTO DE OBJETIVOS EN PRETEMPORADA

  • Finalmente los objetivos pueden ser de dos clases: de resultado o de procedimiento.
  • Debemos  tener, o encontrar, un motivo para entrenar en este inicio. La propia pretemporada debe descomponerse en dos tipos de objetivos: a corto (una o dos semanas), a medio plazo (un mes).
  • Estos objetivos deben cumplir con al acrónimo M.A.R.T.E.: Medibles (cómo sabremos que los hemos conseguido), Alcanzables (realistas), Relevantes (son importantes para el deportista, tienen cierto valor), Temporales (con un plazo estipulado) y Específicos (los objetivos deben estar descompuestos en pasos concretos que ir dando).
  • Objetivos de resultado: nos centramos en el final, “lo que queremos conseguir tras este esfuerzo”. Puede ser un puesto determinado o una marca.

Los objetivos de resultados son motivantes pero, a la vez, causan mucho desasosiego porque no especifican cómo lo voy a conseguir. La respuesta normal es: – a ver qué tal me sale, a ver qué hago y tengo suerte…

No podemos quedarnos en los objetivos de resultados, debemos ser más concretos para aumentar la autoconfianza (la sensación de que controlo y voy a controlar la situación). Es decir:

  • Objetivos de procedimiento: nos centramos en el proceso, en las tareas que tenemos que realizar para lograr el resultado.

La pretemporada debe tener objetivos dirigidos al logro de gestos técnicos, al logro de determinadas actuaciones o tomas de decisiones en situaciones de entrenamiento que podamos utilizar como botones de muestra para la competición y al logro de marcas intermedias que nos permitan ir cimentando la seguridad de que el objetivo de resultado se está creando desde ya.

Se debe cumplir con una rutina de actuación, análisis, conclusiones, aplicación y, de nuevo, análisis. Es en la pretemporada donde se pueden “hacer experimentos”, de manera que lleguemos a la temporada con un grado de autoconocimiento importante en materia de técnica, táctica, psicología y sensaciones físicas.

PRIMER DESAFÍO: diseña tus objetivos de pretemporada:

  • A corto y medio plazo
  • Descomponlos en Medibles, Alcanzables, Relevantes, Temporales y Específicos
  • De procedimiento y de resultado

José Ángel Caperán
Psicólogo Deportivo
jacaperan@gmail.com

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][image_with_animation image_url=»882″ animation=»Fade In» img_link_target=»_self»][divider line_type=»No Line» custom_height=»30″][text-with-icon icon_type=»font_icon» icon=»icon-envelope-alt» color=»Accent-Color»]jacaperan@gmail.com[/text-with-icon][/vc_column][/vc_row]