Nutrición: En un pozo sin Hierro

Cabecera Hierro

Muchos deportistas en algún momento de su carrera deportiva han padecido las consecuencias de una anemia ferropénica, es decir una anemia por déficit de hierro. Esta patología, que puede llegar a dejar a muchos atletas en el ‘dique seco’ durante meses, es muy fácil de evitar si la alimentación es correcta, o mejor dicho, no debería llegar a pasar con una alimentación equilibrada en la que sobran muchos alimentos que impiden que este mineral fundamental se absorba con normalidad.

Cuando existe una deficiencia de hierro hay una disminución de la producción de hematíes. Los hematíes son las células de la sangre encargadas del transporte del oxígeno a los órganos y tejidos, además de transportar el dióxido de carbono para su eliminación. Por consiguiente, aparecen unos síntomas que en este tipo de anemia son muy claros: fatiga física y mental, mareos, palidez, falta de fuerza, somnolencia, caída del cabello, uñas frágiles, entre otros.

Las causas más probables pueden ser:

  1. Que el cuerpo no hace un buen trabajo de absorción del hierro. Bien que no lo asimila porque los órganos no funcionan correctamente o que los alimentos que se toman no permiten que este mineral se absorba como debería. Estos alimentos de los que hablo son muchos de los que están en nuestra dieta diaria como el gluten del trigo (que está en todo, en el pan, galletas, macarrones, pizzas, ciertas salsas,….), el té y el café, el chocolate, lácteos, zumos industriales, leche de soja, azúcares refinados….Así que para ello en vez de tomar pastillas, deberíamos eliminar de nuestra dieta TODOS estos alimentos que dificultan dicha absorción, que no son pocos.
  2. No se consumen suficientes alimentos que contengan este elemento. Como las legumbres, verduras de hoja verde cocinadas de la forma adecuada, frutos secos, carnes de calidad….
  3. Que el cuerpo necesite más hierro de lo normal (deportistas, embarazadas o mujeres lactantes). En cualquiera de estos casos lo que hay que tener en cuenta es proporcionar un aporte mayor de hierro en los alimentos y mantener el cuerpo en óptimas condiciones para que se asimile correctamente.

Se que los alimentos que he citado en el punto 1 son muchos y hay que saber exactamente con que otros pueden sustituirse para que no haya ninguna carencia nutricional; pero de lo que no me cabe ninguna duda es que la mejora es inmediata si se elimina todo esto de nuestra dieta habitual. Y sin eliminar dichos alimentos por mucho hierro químico y artificial que tomemos vamos a seguir sin absorberlo y eliminándolo por las heces, con los problemas que ello conlleva.

Además, hay que tener en cuenta que para asegurar que el hierro se asimila correctamente necesitamos un aporte idóneo de Ac. Fólico, Vit C y Vit B12.

Todo esto lo tenemos en la alimentación de manera más que suficiente sin tener que recurrir a la química. Porque si vas al médico o te empiezas a autosuplementar con dicho elemento químico, ya sea en pastillas, en ampollas o en jarabe, nadie habla de los efectos secundarios que tiene el estar consumiendo de forma continuada hierro sintético. La toma de un elemento en forma de suplemento SIEMPRE crea un desequilibrio en otro. En el caso del hierro afecta a la cantidad de zinc que normalmente tiene nuestro organismo, produciendo alteraciones leves desde acné o dermatitis hasta enfermedades más graves como problemas de fertilidad, ansiedad y depresión.

Lo que tenemos que hacer en primer lugar es prevenir para no enfermar, y esto lo haremos con una alimentación equilibrada con un buen aporte de hierro y esta alimentación está basada en incluir cereales integrales (y no me refiero a los cereales tipo all bran sino a los cereales integrales de verdad), legumbres, pescado fresco, huevos de gallinas criadas en libertad, carnes de calidad ecológicas (y no las que nos venden en el supermercado que no son más que cebadas y hormonadas), algas, semillas y verduras frescas, sobre todo las de hoja verde.

La vitamina B12 es fundamental y únicamente se encuentra en la proteína animal, así que los veganos no tienen otra opción que suplementarlo químicamente. Cierto es que algunas algas traen cierta cantidad de B12 pero aún está en estudio qué porcentaje asimila el organismo y si puede ser suficiente con el consumo de las mismas para conseguir el aporte apropiado.

La vitC no sólo se encuentra en el kiwi o la naranja, sino también en verduras como el brócoli, coliflor, coles de Bruselas, incluso en los berros y perejil.

Me queda decir dónde podemos encontrar el ácido fólico, que además de en algunos alimentos de los anteriormente nombrados, también los tenemos en legumbres, cereales integrales, espárragos y espinacas.

Sobre todo, lo que más me interesa que saquéis en claro de este artículo es que por mucho hierro extra artificial que se tome éste NO se asimilará si no hay una alimentación correcta, así que en vez de tomar mi consejo siempre es dejar de tomar aquello que nos resta.

Y ya para rizar más el rizo, quiero acabar con algo que no se tiene en cuenta y que es tanto o más importante que la alimentación en el caso de la anemia. Y es que esta patología tiene una gran influencia emocional; una continua tristeza y apatía te llevará a la deriva. Nuestro estado de ánimo ante la vida lo es todo así que una actitud positiva, de alegría y de comerse el mundo es fundamental para nuestra calidad de sangre y, por tanto, nuestra calidad de vida como deportistas. Así que ya sabéis…..cabeza fuerte!!!!

Deporbiotica Logo

Deporbiotica, aúne nutrición y entrenamientos, para todos aquellos locos por el deporte que quieran mejorar su salud y rendimiento.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.