Adaptación al “Estrés Ambiental”

By 22/05/2015Consejos
Estrés Ambiental

ADAPTACIÓN CARDIOVASCULAR AL “ESTRÉS AMBIENTAL”

La práctica de deportes al aire libre está sometida a exigencias y variaciones de las condiciones climatológicas que no se dan en los deportes de interior o en las valoraciones médicas convencionales durante reconocimientos rutinarios.

Las situaciones de temperatura o humedad extrema exacerban la deshidratación y pueden condicionar una marcada hipertermia, condiciones que:

  1. Reducen el gasto cardiaco, flujo sanguíneo a la piel, músculos u órganos vitales
  2. Disminuyen la presión arterial media
  3. Provocan variaciones del consumo máximo de oxígeno

Las alteraciones que la temperatura/humedad producen sobre el consumo máximo de oxígeno han sido objeto de extensas investigaciones y resultan de gran relevancia. Por un lado, el tipo de respuesta es diversa e influenciada por combinaciones complejas de factores individuales (reserva cardiaca, vascularización periférica, estado nutricional del individuo e incluso respuesta cerebral a la fatiga, en forma de secreción de neurotransmisores), factores dependientes de la actividad (duración, intensidad, grupos musculares implicados) y factores climatológicos. Por otro lado, es necesario que todo deportista implicado en este tipo de actividades conozca la posibilidad de que su rendimiento esté condicionado por estas condiciones climatológicas, ya que la autoexgencia o persecución de un objetivo concreto puede suponer una “meta no real” y, en muchos casos, exponer la salud a un riesgo no justificado y evitable.

La situación más extrema se genera en condiciones de hipertermia en sujetos deshidratados, como así lo demuestran los estudios que lo comparan con una situación de repleción completa de fluidos bajo hipotermia. Las comparaciones incluyeron, además del estado individual de volemia y el consumo máximo de oxígeno, la determinación de otros parámetros asociados al rendimiento y la fatiga:

  • Frecuencia cardiaca
  • Temperatura central (visceral) y periférica (cutánea)
  • Pulso de oxígeno y tiempo hasta alcanzar el pico máximo de consumo de oxígeno
  • Glucemia (niveles de glucosa en sangre)
  • Lactato en sangre

El principal hallazgo de este estudio fue que la cinética de consumo de oxígeno no se afectaba por la hipertermia marcada, aislada o asociada a deshidratación; sin embargo, sí era evidente una reducción en el consumo máximo de oxígeno. Esto quiere decir que la temperatura, por sí sola, no es suficiente para alterar el rendimiento físico. La velocidad de instauración del cambio de temperatura y la capacidad de adaptación del organismo (mecanismo de adaptación cardiovascular y respiratorio) son los que marcan la diferencia entre los grupos estudiados.

Por otro lado, se observó que la hipertermia, con o sin deshidratación, resultó en consumos de oxígeno similares, y que la prevención de hipertermia restauraba los niveles previos de consumo de oxígeno. La respuesta fisiológica a la hipertermia se traducía en elevación de la frecuencia cardiaca, lo que sugiere que la caída del consumo de oxígenos está más relacionada con desadaptación central (reducción del gasto cardiaco) que periférica (se mantiene diferencia arteriovenosa de oxígeno).

Las implicaciones de estos hallazgos son:

  1. El estrés térmico es siempre una condición adversa. No debemos “luchar contra ella” (y querer tener las mismas marcas que en condiciones basales), sino optimizar nuestra capacidad de respuesta y abandonar cuando esa respuesta sea insuficiente: “NO TE RETES”
  2. Una adecuada reposición de volumen es capaz de mejorar el volumen/latido, y por tanto atenuar la caída de consumo de oxígeno. Esto quiere decir que la hidratación, premisa básica en cualquier deporte, se vuelve crítica a medida que aumenta el “estrés térmico”: “ASEGURA TU HIDRATACIÓN”
  3. Los mecanismos adaptativos de nuestro organismo son armas disponibles para ajustarse a situaciones de estrés ambiental. Pero es necesaria una exposición paulatina, progresiva y regular para asegurar su máxima eficiencia. Sin un entrenamiento adecuado no hay posibilidad de compensación, por lo que si tenemos planeada una competición en condiciones potencialmente adversas, comenzaremos a prepararnos con la antelación suficiente: “SIGUE UN PLAN DE ENTRENAMIENTO”
Instituto Corvilud Logo
Pretemporada Amelia

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.