El Azucar, la mayor adicción del deportista

¿Qué pasa con el azúcar?

 

El azúcar de mesa, blanco, simple, refinado o procesado, cualquiera de estos nombres es válido para presentar a esta sustancia como la mayor y peor droga alimentaria que existe en el mundo.

Me explico, a este tipo de azúcar somos adictos prácticamente desde que nacemos, ya que si incluye hasta en los ingredientes de las leches de fórmula para bebés, diseñada para tomar desde el primer día de vida, eso sí, escondida bajo el nombre de maltodextrina, almidón de maíz o similar.

De las leches de fórmula se pasa a las papillas y cereales comerciales, luego llegan los típicos chupachuses, gusanitos de maíz (trasgénico), chocolate y demás golosinas varias que pasan a formar parte de la alimentación normal de un niño.

Pero no sólo es eso, el azúcar está en prácticamente todos los alimentos industriales. Hace apenas un siglo, rara vez un ciudadano podía permitirse un dulce y llegaba a consumir al año un kilo de azúcar. Sin embargo ahora el azúcar está en batidos, colacao, cereales de desayuno, pan, miel industrial, mermelada, zumos industriales, bollería, galletas, salsas y etc etc etc…. todo en nuestra alimentación lleva azúcar, hemos pasado en pocos años a consumir de uno a más de 50 kilos de azúcar por persona al año, sí más de 50 kilos habéis leído bien, y esto de media, hay muchísimas personas que hasta consumen bastante, bastante más.

Y ahora, de adultos, es imposible dejar el dulce, estamos ya enganchados al azúcar y podemos decir tranquilamente que no es culpa nuestra. Casi todas las personas que conozco reconocen que tienen ansia por el dulce, que quieren dejarlo y no saben cómo, es tal la necesidad de azúcar que si no se toma se llega a sentir irritabilidad, ansiedad, cambios de humor y hasta se roza la tristeza o depresión si no se puede uno llevar a la boca un placer así, ¿no es triste depender de un dulce para ser feliz? Tal cual lo he definido es una auténtica droga, ¿no crees?

Pero, ¿qué pasa con el azúcar y del deportista? El problema es que al hacer deporte, cientos y cientos de kilómetros, ya sea en bici, corriendo, nadando,….o cualquier otra especialidad, se tiene la creencia de que no pasa nada que se puede comer todo lo que se quiera porque se quema en el entrenamiento y que, incluso es recomendable para recuperar.

La cuestión no es esa, no es quemar o no las calorías, no es estar más gordo o más flaco, el problema real es el efecto que tiene esta clase de azúcar en nuestra sangre, es cómo nos enferma poco a poco. ¿Y si os dijera que quitando el azúcar se erradicarían muchos de vuestros problemas? Tales como alergias, mocos, catarros, calambres, roturas, caries causantes de muchas lesiones, hipoglucemias, por no hablar de enfermedades más graves como la diabetes o problemas cardiovasculares…

El azúcar al estar en todo es el causante de muchos de los males del deportista, y no exagero ni un poco cuando digo que la alimentación es, después de la cabeza, lo más importante para conseguir el rendimiento óptimo del cuerpo y del deporte que se practique. Así que, no es que el azúcar sea malo por la adicción o por engordar, sino porque acaba con nuestra salud y con la posibilidad de poder rendir con plenitud.

Pero, ¿cómo afecta el azúcar a nuestro cuerpo? A pesar de que resulta tentador el sabor de unos pasteles, nuestro cuerpo responde como si un invasor extraño llegara declarando la guerra a nuestros órganos. Los alimentos cargados con azúcar y carbohidratos simples van envenenando lentamente a todos. Y ¿Cómo comiendo un simple dulce produce puede ser que enfermes?

Cuando consumimos hidratos de carbono simples, refinados o procesados, los niveles de azúcar en la sangre se elevan rápidamente. Como respuesta, el páncreas secreta insulina cuya misión principal es que el azúcar ingrese a todas las células donde se almacena para disponer de energía. Si la célula está llena y no necesita más glucosa, ésta es rechazada para evitar una disfunción de los procesos que se llevan a cabo en el interior de la célula, provocando que se eleven los niveles de glucosa en la sangre, produciendo por consiguiente más insulina y que la glucosa se almacene en forma de grasa.

Estas moléculas de azúcar extra se unen a una variedad de proteínas que lesionan las paredes de los vasos sanguíneos provocando inflamación en las paredes de los mismos. Cuando el nivel de azúcar en sangre sube varias veces al día, todos los días, es como frotar con papel de lija el interior de los vasos sanguíneos. Además así, al contrario de lo que se cree, se tiene mayor probabilidad de padecer una ‘pájara’. La pájara no es más que una hipoglucemia debido a una caída de la glucosa en sangre o porque se nos han agotado las reservas de glucógeno de nuestro organismo (músculos e hígado). Aunque parezca increíble, estos síntomas que aparecen de malestar, hipotermia, aturdimiento y unas ganas locas de comer, no es más que un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo para proteger el cerebro ya que nuestro sistema nervioso se alimenta de glucosa y cuando el nivel de ésta desciende excesivamente en el torrente sanguíneo, nuestro cerebro activa la alarma como medida de defensa para que nuestro cuerpo se entere y comience a reponer rápidamente.

Entonces, lo primero es qué hacer para evitar una pájara en competiciones o entrenamientos importantes, y la única manera es eliminar la ingesta de azúcares simples, consumir siempre hidratos de carbono complejos en forma de cereal o pasta integral y aumentar la cantidad durante los 3 días previos a la fecha señalada. Además debemos hidratarnos en todo momento con bebida de calidad: agua mineral o té kukicha con una pizca de sal marina ecológica y melaza de cereal integral (también hidrato complejo). Todo ello para seguir asegurando un aporte de azúcares complejos en sangre que mantenga estables los niveles de glucosa para ir haciendo uso de ella sin que genere ningún desequilibrio en el organismo.

El primero de los efectos del azúcar que se ve es el sobrepeso que está cada vez más en aumento y para lo que no ayudan nada las comidas rápidas, comidas basura y procesadas que van siempre acompañadas de su refresco cargado de azúcar simple. Así que el proceso que comenzó con la leche de fórmula, que siguió con las ‘chuches’ y las bollerías del desayuno y que le siguió el pastel de postre, se ha convertido en un círculo vicioso que con el tiempo genera enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, y por último, Alzheimer, si el proceso inflamatorio continúa.

Quizás es difícil de creer, o no tanto, pero lo que es cierto es que es así. Eliminar el azúcar de nuestra dieta no sólo es quitar los terrones que se le echan al café, es prescindir de todo lo que lleva azúcar. Por ejemplo, todos sabemos que el chocolate, las galletas, bizcochos,…..llevan kilos de azúcar refinada, pero es que también lo lleva alimentos que ni pensamos como el pan blanco (de molde o normal), las salsas (mahonesas, tomates,…), el café mezcla y capuchinos, puré de patatas, bebidas isotónicas, bebidas carbonatadas, geles barritas y bebidas energéticas, además de lo que cité anteriormente. Casi todos los alimentos industriales y procesados lo llevan, mi consejo es revisar las etiquetas, tienes derecho a saber lo que comes y, después, ser consecuente con ello.

 

Por: Marta Diez

Join the discussion One Comment

  • belen dice:

    puffff consejo muy alejado de la realidad del deportista….. ojo con estas pautas para corredores que afrontan una carrera, loas azúcares simples son la base de la alimentación durante las pruebas. Claro que hay azúcares y azúcares y momentos y momentos de ingerirlos pero la la fruta por ej es azúcar un azúcar simple y creo que todos sabemos que es adecuada. Creo que este post está totalmente equivocado y puede llevar a errores graves para el deportista 😉

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.